resultado.jpg

SOLID POWER SSD - “Innovación tecnológica en sistemas de alimentación LED”

La incorporación del LED (Light Emitting Diode) como fuente de luz en luminarias supone innumerables ventajas con respecto a los sistemas  tradicionales. El LED permite que nuestras luminarias sean más eficientes., reduciendo el consumo energético, aumentando la vida útil del producto y en consecuencia  se comporta de manera más respetuosa con el medio ambiente.

La gran diferencia entre una bombilla incandescente y el LED es que éste no puede conectarse directamente a la red eléctrica (230V, 50Hz en Europa) al no poseer  resistencia interna. El LED necesita  de una corriente y voltaje reducido y constante para su correcto funcionamiento y es aquí donde aparece el DRIVER como fuente de alimentación permitiendo adecuar la tensión recibida y rectificar la corriente convirtiendo la corriente alterna (CA) de la red eléctrica en corriente continua (CC).

Aunque a primera vista parece un elemento sencillo, el DRIVER está compuesto por un elevado número de componentes electrónicos que aumentan su volumen, encarecen el producto de manera sustancial y son susceptibles de numerosos fallos.

Actualmente existe un amplio abanico de DRIVERS como Boost, BuckBoost, Steep Up, FlyBack o PWMc. Todos ellos tienen un elemento en común, los condensadores electrónicos.

¿Que es un condensador electrónico y para que sirve?

Como comentábamos al inicio, el LED requiere una corriente y voltaje reducidos y constantes y para adecuar la energía eléctrica recibida y al inicio del proceso, ésta debe almacenarse durante un periodo corto de  tiempo para posteriormente ser liberada según la necesidad del sistema.

El condensador electrónico o condensador electrolítico para los casos en donde las potencias son de diferentes voltajes, es el encargado de ejercer dicha función pero tiene un gran inconveniente, su vida útil es relativamente corta. Factores como la temperatura, la frecuencia o las  variaciones de corriente afectan considerablemente a su funcionamiento y es aquí donde el DRIVER se ve afectado.

A continuación os presentamos cuadro de la vida útil de un condensador:

                     

 

¿Cuál es la vida útil de un DRIVER y en consecuencia de una Lámpara LED?

Una vez conocido el funcionamiento del LED y los elementos principales que lo componen, es cuando podemos comprender con claridad que aunque muchos fabricantes de LED nos garanticen una vida mínima de 50.000h dudemos de su veracidad ya que en su interior está alojado un DRIVER con componentes cuya vida útil es mucho menor.

El condensador, que es el “alma o pila” del DRIVER, con el tiempo de uso, la temperatura de trabajo, la tensión en sus bornes, etc., sufre una pérdida de carga llegando a un punto en el que el DRIVER ya no podrá entregar las necesidades mínimas del LED o existe también la posibilidad de que el electrolítico acaba destruyéndose.

Nos encontramos por tanto ante un nuevo sistema de iluminación más eficiente y sostenible  pero con una limitación muy importante como es la calidad y longevidad de las instalaciones eléctricas.

 

¿Qué es la tecnología Solid Power SSD y en qué consiste?

La tecnología Solid Power SSD es un sistema innovador que ofrece mayor vida útil a sus instalaciones. Diseñado, fabricado y patentado por Gealed, S.L, este nuevo sistema consiste en la eliminación de cualquier componente que pueda acortar la vida del sistema.

        solid-power-1                   solid-power-1

En todos nuestros procesos utilizamos la tecnología más vanguardista pudiendo de esta manera alimentar el LED con componentes semiconductores que mantienen la corriente constante evitando así el uso de condensadores que acorten el funcionamiento del LED.

Además hemos querido dar un paso más allá. Mediante la tecnología  Self – Biased Transitor (SBT), hemos diseñado un sistema capaz de  alimentar el LED sin modificar la tensión de entrada pasando a eliminar de esta manera otro componente crucial, el transformador. Destacar también que este componente está diseñado con un coeficiente de temperatura negativo reduciendo así la corriente de salida que es la causante del aumento de la temperatura y en consecuencia protegiendo de manera significativa el LED.

 

Finalmente se miniaturizan todos los componentes y se integran en un único chip que optimiza el consumo, favorece la disipación térmica y aumenta la calidad y garantía de nuestros productos.