Qué es y cómo funciona Iris Quick Box: desinfección UV

Inicio » Blog » Qué es y cómo funciona Iris Quick Box: desinfección UV
14 de diciembre de 2021

En múltiples ambientes se necesita una desinfección importante para diferentes objetos, y el Iris Quick Box es la mejor solución en todos los casos. En el último par de años se ha incrementado la importancia de estos procesos de limpieza y esterilización, pero ya estaban presentes en hospitales, dentistas, hoteles, oficinas y objetos de uso personal…

Hoy queremos presentarte las características técnicas del Iris Quick Box, además de mostrarte en profundidad cómo los rayos ultravioletas pueden ayudar a la desinfección. En los próximos párrafos encontrarás toda la información necesaria sobre este tema.

Características del Iris Quick Box

Lo primero que debes saber es que el Iris Quick Box es el elemento que mejor te funcionará para la desinfección de objetos de forma rápida, con una reducción logarítmica de >4 – 99’99%. Y es que se trata de un box fabricado íntegramente en chapa galvanizada y con acabado en pintura polimerizada al horno, lo que garantiza un excelente aislamiento y la máxima seguridad.

Entre 1 y 5 minutos necesitarás para eliminar cualquier tipo de virus y bacterias con Iris Quick Box, gracias a un método de desinfección rápido y sencillo. Su luminaria con longitud de onda UV-C de 275nm y UV-A de 400 nm es la que se encarga de este proceso, que puede superar el 99’99% en todos los objetos de su interior.

Incluye un cristal de cuarzo JGF2 de alta pureza para mejorar los resultados obtenidos, además de un temporizador con el que podremos fijar la dosis necesaria para la desinfección. También incorpora un interruptor con fusibles y cable de seguridad, para maximizar su eficiencia y la protección del entorno.

El Iris Quick Box está presente en tres potencias diferentes, de 22W, 44W y 88W. Todas mantienen las mismas características tanto interiores como exteriores, excepto las irradiancias UVC, UVB y UVA.

Cómo funciona la desinfección por UV

La luz ultravioleta es una forma de luz invisible al ojo humano, debido a su longitud de onda. Dentro del espectro electromagnético, se sitúa entre los rayos X y la luz visible, y llega a la Tierra de forma natural en los rayos de sol. Lo que ocurre es que la capa de ozono retiene la mayor parte de ellos.

Esta luz ultravioleta, que se emplea para la desinfección contra microorganismos (incluidos protozoos resistentes al cloro), se clasifica en cuatro variedades según su longitud de onda: UV-A (entre 300 nm y 380 nm), UV-B (entre 280 nm y 320 nm), UV-C (entre 200 nm y 280 nm, que daña el ADN y el ARN) y UV-V (entre 100 nm y 200 nm). El Iris Quick Box hace uso de UV-A y UV-C.

Cuando las bacterias, los virus y los protozoos se exponen a las longitudes de onda en las que se mueve la luz UV, se vuelven incapaces de reproducirse y, por lo tanto, de infectar. Ya se ha demostrado que la luz UV puede reducir el impacto de microorganismos patógenos, como los causantes del cólera, la polio, la fiebre tifoidea, la hepatitis y otras enfermedades bacterianas, víricas y parasitarias.

Como hemos comentado, la UV-C (Radiación Ultravioleta C) del Iris Quick Box penetra la pared celular de los microorganismos y se absorbe por el material genético (ADN o ARN). Esto genera daños en su estructura y reduce la capacidad de los microorganismos para sobrevivir, lo que lleva a su inactivación (incapacidad de replicación) o muerte de la célula.

Este proceso provoca una interrupción en la cadena de ADN, de modo que cuando la célula sufre mitosis (división celular), se inhibe la replicación del ADN. Algo similar ocurre en el caso de los virus, aunque con la cadena ARN base afectada.

Los rayos UV no tienen actividad ionizante, pero provocan estos cambios químicos en las moléculas. De este modo, pueden aparecer moléculas alteradas en el ADN y el ARN y éstas son denominadas genéricamente fotoproductos.

En cuanto a la exposición dentro del Iris Quick Box, la cantidad de inactivación es directamente proporcional a la dosis de UV-C que se recibe, y esta a su vez es el resultado de la intensidad y la duración de la exposición. Cuanto más lejos esté la fuente de luz, menos UV-C alcanzará el objetivo, por lo que sólo queda una cuarta parte de la UVC cuando la distancia se duplica.

Esto significa que los objetos cercanos a la fuente de luz tendrán una mayor exposición, por lo tanto, ciclos de desinfección más cortos en comparación con los objetos más alejados. De ahí la importancia de utilizar una herramienta como Iris Quick Box.

0 comentarios

Cómo desinfecta por UV-C nuestro producto Iris Tube

Cómo desinfecta por UV-C nuestro producto Iris Tube

Siempre hemos conocido la radiación ultravioleta, y se estudia desde hace tiempo, especialmente la más común (UV-A). A través de los rayos del sol, llega a La Tierra para aportar luz y calor. Pero no viene sola, ya que existen dos tipos más de rayos UV. Junto a los...

Los + vendidos: conoce Iris Penta e Iris Quick Box

Los + vendidos: conoce Iris Penta e Iris Quick Box

La desinfección de espacios siempre ha sido parte del protocolo de prevención de enfermedades, sobre todo en entornos laborales. Sin embargo, luego de que la pandemia del COVID-19 causara tantos estragos a nivel mundial, realizar una desinfección constante se ha...